¿Sexo virtual o sexting?

Tener sexo virtual es tener sexo (en su más amplio sentido) mediante formas de comunicación diversas: llamadas, mensajería instantánea, videollamadas. Abarca desde jueguitos eróticos, similares a la previa de un encuentro “face to face”, hasta la masturbación de cada quien.  Algunos lo equiparan a masturbarse mirando pornografía, siendo que la diferencia principal es la interacción directa, pero mediata, con un otro.

El sexting que proviene de las palabras inglesas “sex” y “texting” consiste en el envío de contenido sexual explícito, por lo que solo es posible mediante el uso de mensajería instantánea. 

 El sexo virtual no siempre incluye sexting, pero el sexting siempre es una forma de sexo virtual.

 Habiendo realizado estas aclaraciones conceptuales, pasemos a los pros y contras de esta práctica.

  Según un estudio de la IWF (Internet Watch Foundation) se comprobó que el 88% de las imágenes y videos eróticos o sexuales de los jóvenes practicando sexting eran republicados en sitios de pornografía, si, imagino que mis tetas deben estar incluídas en ese porcentaje

 Hay un sinnúmero de artículos que ofrecen tips y consejos para practicar sexting de una forma segura (cubrirse la cara y cualquier marca personal, relacionarse con personas de confianza, etc), siempre lo que se pretende es reducir el riesgo, el riesgo cero solo se consigue con “abstinencia virtual”.

Asi como no dejamos de conducir en auto por los riesgos de accidente de tránsito, tampoco deberiamos dejar de sextear por los riesgos de caer en una página porno, o si?

¿Y qué tiene de bonito el sexo virtual? pues “pa´ gustos, los colores”.

-Acorta las distancias de quienes están obligados a estar separados físicamente, por eso se popularizó tanto durante la cuarentena.  

-Permite conocer a una persona en otros aspectos.

-Incrementa el autoestima, muchas personas aseguran sentirse sexies realizando esta práctica. 

– Amplia los caminos hacia el autoplacer y estimula la imaginación.

-Es una buena manera de disfrutar nuestro tiempo.

 Si nunca realizaste el sexting es una linda experiencia para compartir, pero por supuesto no estás obligado a vivenciarla, como todo para ser disfrutado tiene que nacer de un deseo propio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *