¿Responsabilidad Afectiva?

  La responsabilidad afectiva en esencia no es nada nuevo, nada que no conozcamos, con otras palabras lo dijo Ulpiano allá por el 200 d.c: “alterum non laedere” (no dañar a otro) y no, no lo publicó en una historia de Instagram. ¿Pero, por qué hablar de responsabilidad afectiva entonces? En primer lugar porque somos fanáticos de modificar el lenguaje, y las redes sociales  potencian esa característica, parecemos eternos adolescentes que no paran de sumar nuevas expresiones, así es que no nos costó agregar esta a nuestro diccionario.  En segundo lugar porque se hizo necesario, como comenté en el primer párrafo, dotar de ética a la práctica del amor libre, tan hermoso en la teoría. No podemos pensar en el ejercicio de nuestra libertad sin considerar la existencia de un otro igualmente libre.

 En los últimos tiempos comenzó a aparecer esta nueva expresión para denominar algo que siempre ha existido, me refiero al respeto, pero acotado al ámbito de las relaciones sexo-afectivas. Hemos tenido que echar mano a este nuevo concepto porque en nombre de la libertad se estaban cometiendo demasiadas atrocidades ¿Cómo así? Algunos han confundido el amor libre, las relaciones abiertas, el poliamor, entre otras hierbas, con la falta de compromiso, con la falta de respeto, esto significa que han utilizado dichas formas de relacionamiento para cagarse en los sentimientos de los demás.     

¿Y ustedes qué tan responsables afectivamente son?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *